jueves, 7 de mayo de 2009

El pegamento

Me voy a mojar. Creo que Ibarretxe tiene razón cuando dijo el martes en el Parlamento Vasco que el pacto, ajuntamiento, coyunda o lo que sea que han hecho los socialistas y los populares tiene 38 votos (PSOE + PP) para destruir y sólo 25 (PSOE) para construir.

Todo partido que ha estado muchos años en el gobierno adquiere unos, digámoslo eufemísticamente, vicios. Pero pensar que dos partidos de ideología diametralmente opuesta, que se han llevado y se llevan a matar, con todas las campañas de desprestigio mutuas y, además, con el especial veneno contra el PSOE que el PP ha sembrado entre sus votantes en las distintas campañas electorales, que esos dos partidos, digo, vayan a crear un proyecto de gobierno estable para el general beneficio de la sociedad vasca no se lo puede creer nadie mínimamente sensato.

Creo que el PSOE, en su afán por echar a Ibarretxe, ciertamente este hombre en los últimos años no ha estado muy atinado, y alcanzar el poder, no sabe donde se ha metido. No podrá hacer su política porque el PP no le dejará. Tendrá que conformarse con una línea de acción muy descafeinada. Y cuando realmente le interese algo, el PP le exigirá a cambio un peaje muy grande. La revancha es este extraño pegamento que ha unido a PSOE y PP. Habrá que mirar en las características del producto y sus instrucciones de uso para saber como funcionará. Hay algunas cosas que no se pueden pegar.


2 comentarios:

Enebea dijo...

Po zí, me parece que la única manera de pegarse esos dos es a ostia limpia...

La política y sus extrañas junteras... ya veremos en qué queda todo.

Enric Pérez dijo...

La primera proba de foc serà en les properes eleccions (siguin quines siguin). Llavors veurem l'estat de la "entente cordiale".

Molts petons.