martes, 16 de febrero de 2010

Por qué nunca me han gustado las palomas

No me resisto a presentaros esto.
La próxima vez que veáis una paloma la miraréis con otros ojos ¿No?

9 comentarios:

B.B. dijo...

Es uno de los cortos mas chulos que he visto en mucho tiempo. Las palomas un asco.

Enric Pérez dijo...

B.B.
El corto es fantástico y una currada. Las palomas no las he soportado nunca y cada vez que veo a un viejecito/a tirando pan en la calle, surgen en mí los más perversos y sádicos instintos.

Lakacerola dijo...

¡La que ha liado la puñetera! Creo que tampoco me gustan las palomas.

Novicia Dalila dijo...

¡¡¡Y demos gracias a que no son así de listas¡¡¡
A mí no me disgustan, pero en el parque, por ejemplo, o las torcaces que veo por el campo cuando vengo a currar... En la ciudad de asfalto, son corrosivas.

Un piquito, Enric :P

Enric Pérez dijo...

Laka
Animales dañiños, que te lo digo yo. Eso sí, con un buen agente, pues consiguieron ser identificados como el símbolo de la paz, ahí es nada.
Beso.

Novicia
Te acepto las torcaces, pero las de ciudad deberían ser esterminadas.

Venga ese piquito, guapísima, que te lo devuelvo ;)

Mariola dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Enric Pérez dijo...

Comentario suprimido
He de reconocer que tu alias es original aunque el texto de tu comentario me ha dejado muy sorprendido. Pero, para bien o para mal, San Blogger envía un e-mail del comentario al propietario del blog y da igual que luego elimines dicho comentario: ya ha quedado, negro sobre blanco, en Outlook.
Me solidarizo con tu situación, yo también me cagaría en la madre que parió a las niñas y en ellas también.

Besito.

Tesa dijo...

Estoy fatal de lo mío.
Creía que había comentado en este post y resulta que no, aunque pasé ayer por aquí y vi de nuevo el corto (digo de nuevo porque me había mandado ya mi hermana el enlace por e-mail hace unos días).

Bueno, pues nada: que está muy bien hecho y que a mí no me molestan las palomas ...mientras no me caguen en la cabeza.

Enric Pérez dijo...

Tesa
Es que lo mío es una patología muy extendida. Yo mismo tengo recaídas constantemente. Tu apreciación final del comentario indica que eres una mujer sabia.

Dos besos, uno por mejilla.