jueves, 18 de febrero de 2010

ARCO (y flechas)

Buena se ha montado en la feria de arte ARCO. El escultor Eugenio Merino ha presentado su obra titulada “Escalera hacia el cielo”, que podéis ver arriba, en la que muestra una torre humana formada por un musulmán, un católico y un judío, por este orden y de abajo arriba. La embajada israelí en Madrid ha montado en cólera y ha emitido un comunicado expresando su rechazo a la obra y criticando que en nombre de la libertad de expresión se disfracen de arte prejuicios y estereotipos. Se reaviva la vieja polémica de los límites entre lo que es artístico y lo que es oportunismo y provocación. Personalmente la obra de Merino no me parece nada del otro jueves aunque le reconozco cierta guasa cuando declara que ha hecho “una pieza que se supone que habla de la unidad de las religiones y de la alianza de civilizaciones en cualquier caso”, aunque también se podría interpretar, viendo la obra, que los judíos, con la ayuda de los católicos, someten a los musulmanes. Pero para interpretaciones simplistas ya está la embajada israelí. Nunca entenderé esa “piel fina” con la que se asumen determinados dogmas. Si nadie le diera la más mínima importancia (que no la tiene) la escultura de Merino habría pasado con más pena que gloria. Ahora, sin embargo, ha conseguido portadas y minutos en los medios. En ocasiones parece que determinados gobiernos, asociaciones, estamentos religiosos (de todas las religiones) y demás miembros del club “Cuidado con nosotros que nos ofendemos a la mínima” en realidad trabajen de gabinetes de relaciones públicas y promoción. Para sí querrían muchas agencias del sector publicitario el éxito que consiguen esos advenedizos. Para demostrar que las cosas de ARCO siempre han ido con el perfume “escándalo” y sus consecuencias, el genial Forges ya retrataba así las cosas en la lejana edición de la feria en 1999.


Por cierto, mañana edición especial de Los viernes comedia. No os la perdáis. (Toma ya, esto sí que es publicidad)

7 comentarios:

Lakacerola dijo...

Soy yo o ¿no he oído demasiado escándalo sobre la otra obra la de Cristo como gay, María de prostituta y no sé que más?
Algunas religiones es que se lo toman muy a pecho y eso no es sano.
No me tires de la lengua que me lanzo!!!

Enric Pérez dijo...

Laka
¡Lánzate! ¡Lánzate! ¡Que tiemblen!

Un beso, amiga, y gracias por unirte al otro blog de desvaríos que tengo por ahí.

Tesa dijo...

El señor Merino se ha devanado los sesos pensando en qué llevar a Arco para llamar la atención sobre el resto de absurdeces que allí se exponen y lo ha conseguido.

Seguramente los judíos no estarían tan molestos si el "artista" hubiera colocado arriba, como guinda de esa tarta, a cualquiera de las otras dos figuras.
Entiendo que hiera susceptibilidades ...hay tanto fanático suelto...

SIL dijo...

una torre humana formada por un musulmán, un católico y un judío, por este orden y de abajo arriba...

jaaaaaaaaaaaaaa!!
Hoy estoy chistosa.
Y si para no herir susceptibilidades decidieran ir cambiándose cada cuatro o cinco horas de posición...?
O adoptar alguna del Kamasutra...?

Quizás esta última cosa que se me ocurrió, sí lograra plasmar la idea de unir en carne y alma a todas las religiones del mundo...
Digo...

;=)

MIL BESOS, ENRIC.


SIL

Novicia Dalila dijo...

La única escalera al cielo que me mola es ESTA, por muy satánica que digan que era....

Bon cap de setmana, Enric, y un petó molt molt molt fort

B.B. dijo...

con que me vas a sorprender este finde? estoy tan deprimida... pero no se lo digas a nadie.

Enric Pérez dijo...

Tesa
Me parece que si hubiera invertido el orden de las figuras, los judíos no estarían molestos, al Merino se lo habría llevado el Mosad de madrugada de su casa.
Besito.

Sil
Una cópula de religiones, como si dijéramos ;-) jajajajaja. Haría falta mucha vaselina y depende de la postura ya estaría liada otra vez.
Mil besos, Sil.

Novicia
Estoy de acuerdo. Lo malo es que el satanismo envejece mal: ahora ya no es ni satánica ni "na".
Un altre ben gros, gros, gros per a tu.

B.B.
No se lo diré a nadie, palabrita del niño Jesús. Deseo que te guste y te cambie el ánimo.
Un besote.