jueves, 4 de marzo de 2010

Las penúltimas voluntades

Hay quien no puede descansar ni después de muerto. Y si no que se lo pregunten a Richard Poncher. ¿Que quien es o, mejor dicho, quien fue Richard Poncher? Richard Poncher (1905 – 1986) fue un empresario de Chicago que se codeó con la mafia de aquellos años y hasta llegó a fabricar dos automóviles a prueba de balas para el mismísimo Al Capone, aunque el grueso de su fortuna lo hizo en el sector de la electrónica. La importancia de la misma se demuestra en que alcanzó a poseer doce Rolls Royce y los cuadros de Picasso y Chagall que decoran la mansión que ahora disfruta su viuda, Elsie. A su fallecimiento, Poncher fue enterrado en un nicho en el cementerio Pierce Brothers Westwood Village Memorial Park de Los Ángeles. En la lápida figura la inscripción “Al hombre que nos lo dio todo y más”. Y es aquí, en el mencionado cementerio, donde se produce un giro inesperado del destino. Elsie, acuciada por la hipoteca (1,6millones de dólares) de la mencionada lujosa mansión (7 kilómetros cuadrados, casa más terreno) ubicada en Beverly Hills, decidió el año pasado vender la tumba de su marido. Se habló entonces de un monto total de más de 4,5 millones de dólares satisfechos por un anónimo comprador. Pero ¿Qué es lo extraordinario de semejante tumba? Que no es tumba sino nicho. Más concretamente, es el nicho inmediatamente superior al que ocupan los restos de la difunta Norma Jean Baker, Marylin Monroe. Dicha sepultura se la compró Poncher a Joe Di Maggio en 1954, cundo éste y Marylin se divorciaron.
Está previsto (se desconoce si ya se ha producido el hecho) que los restos de Poncher sean trasladados a otra parte del cementerio, a un nicho que en principio estaba destinado para la desconsolada viuda Elsie, que de momento no tenía la intención de ocupar. Sin embargo, es ahora cuando los problemas para Elsie pueden empezar. Años después del fallecimiento de Marylin, cuando quizá Poncher veía cercano su fin, hizo prometer a su viuda que le enterraría en el nicho boca abajo, bajo amenaza de perseguirla el resto de su vida si no cumplía su deseo, cosa que la viuda cumplió. Desconocemos cómo se tomará el bueno de Richard esta mudanza a “sus años”. Pero no parece que vaya a ser muy bien, con lo que los últimos años de vida de Elsie, que podrían ser tranquilos en su lujosa, cómoda y ya pagada mansión, pueden verse enturbiados por la macabra aparición de la ectoplasmática figura de su difunto marido, poseído por una erección fantasmal insatisfecha y cabreado como una mona porque su última voluntad ha sido sacrílegamente perturbada. En fin, a la “pobre” Elsie siempre le quedará el recurso de llamar a los cazafantasmas.

12 comentarios:

Jacky Sparrow dijo...

Yo creo que ha hecho muy bien en vender los huesos del muerto o el nicho ese, porque total, si ya está tieso... si hay algún imbécil que le da 4,5 millones de dólares, el tieso desde luego no se va a quejar...

Probablemente si se vuelve a ver en la necesidad, coja los restos que hayan quedado por ahí del tieso y se ahorre hasta el nicho, con meterlos en un bote encima de la librería... esto es una filosofía de pensamiento muy antigua, basada en el refrán "el muerto al hoyo y el vivo al bollo".

Besito

panterablanca dijo...

Joder!, pobre Marilyn , como si no hubiera aguantado ya en vida a suficientes babosos, como para tener que aguantarlos también después de muerta :-(
Besos salvajes.

Lakacerola dijo...

Jajajajaja...no sabía nada el Poncher ese! Boca abajo..jajajaja!
¿Y la mujer cumplió su voluntad?

Gemma dijo...

Qué extraño pensamiento debía de tener este hombre para querer ser enterrado boca abajo? Igual lo que quería era darle la cara a Marylin eternamente...

Lo que está claro es que ahí ahora mismo lo que hay es polvo, mucho polvo.

4,5 millones de dólares!!! me parece tan surrealista...

Un beso Enric.

Tesa dijo...

Juas. Pobre Richard, se le acabaron sus vacaciones de fantasma: a mover los huesos y arrastrar cadenas por esos 7 Kms cuadrados durante toda la eternidad, para chinchar a Elsie y todo aquel que ose pisar la casa, desde ahora encantada (estoy segura).
Lo que me gustaría conocer es el otro lado de la historia. Mi adorada Norma Jean, descansando por fin sin el baboso de Poncher tumbado bocabajo tantos años sobre ella. Y ¡ay! quién será el nuevo vecino de arriba, cuando arriba siempre debería haber sido ella "la tentación"

Besos y feliz finde, yo me voy a pasarlo al sur... a ver si tenía razón la Carrá.

B.B. dijo...

Ya no se respeta nada.....

Novicia Dalila dijo...

Lo que está claro es que lo que una persona da que hablar es proporcional a la pasta que tenga, y en algunos casos, como este, más allá de la muerte.....
Yo, si fuera una rica excéntrica sería insoportable, lo sé, por eso no hago nada por enriquecerme, para no haceros sufrir :P

Un beso y buen finde, Enric

SIL dijo...

Aplaudo el comentario de Gemma, es sencillamente un marco genial para este post.

Hay amores que no mueren.
Enterrado boca abajo !!
Vaya incomodidad...
Desopilante y tragicómico.

Besos y risas, Enric.

SIL

Gemma dijo...

Gracias SIL, sí que es tragicómico sí y muy romántico, jajaja. Creo que LaKacerola pensó lo mismo que yo porque se pregunta si su mujer accedió, por los celillos...no?

Un beso.

Enric Pérez dijo...

Jacky
Se nota tu vena práctica pirata. A lo hecho pecho y a las penas puñaladas.
Besito para ti también.

panterablanca
Bueno, ya se lo quitan de encima. Más vale tarde que nunca.
Besos en la espesura.

Laka
Sí, sí, la cumplió, la cumplió. Es que estos yanquis están "volaos".
Beso.

Gemma
No imagino, quizá el regusto de sus últimos momentos en vida pensando que la gente hablaría de él? Quien sabe, el caso es que si existe el más allá, no debe estar muy contento, jajajaja.
Un beso, guapísima.

Tesa
Seguro que Norma descansa mejor ahora.
Buen viaje y ya contarás. Las hay suertudas.
Un besazo.

B.B.
Es que la muerte es espectáculo y también vodevil (muertos que entran, muertos que salen...)
Un beso, amiga.

Novicia
Jajajajajaja ¡Qué corazón de oro! ¡Si es que no te merecemos! ¡Una santa! ¡Una santa!
Un beso enorme.

Sil
Ciertamente. No se le habría ocurrido ni a Dario Fo.
Me alegran tus risas y me gustan tus besos. Lo mismo para ti.

Gemma
Yo diría que aceptó por si las moscas, no fuera que cumpliera su palabra de volver. Lo que ocurre que el tiempo enflaquece la memoria, el tiempo y 4,5 millones de dólares, jajajaja.
Otro para ti.

panterablanca dijo...

Sí, pero para colocarse otro. ¿O por qué te crees que han pagado eso por el nicho?
Besos salvajes.

Enric Pérez dijo...

panterablanca
Espero que el que tenga que venir sea todo un caballero y, en este caso, sí de la espalda ;·)

Besos en el lomo.