viernes, 30 de octubre de 2009

Tenéis que afrontarlo, sois adictos al amor

El viernes comedia: Addicted to love (1997). Debut en la dirección del actor Griffin Dunne (conocido por su papel en Jo, ¡Qué noche! de Scorsese), el título de la película está sacado del título de la canción de Robert Palmer y trata, en clave tragicómica, cómo nos afecta, cómo reaccionamos, frente al rechazo y el abandono por parte de aquellos a los que hemos entregado nuestro amor. Sin ser una película “redonda”, sí tiene muy buenos momentos y pese a lo paródico de los personajes, es fácil comprender e incluso identificarse con estos desdichados del amor. Está interpretada en sus principales papeles por Meg Ryan (Maggie) a la que no hace falta presentar mucho, aquí en un rol con más mala leche de lo que era habitual en sus comedias, Matthew Broderick (Sam) un actor juvenil que supo mantener la continuidad laboral en el paso a la madurez y al que hemos visto en muchas comedias, Tchéky Karyo (Antoine) actor francés de gran talento y versatilidad pues igual hace de criminal, de Nostradamus, de policía o de cocinero enamorado como aquí, y Kelly Preston (Linda) quizá la de más irregular carrera aunque tiene buenos trabajos como éste o en Jerry Maguire. El argumento: Linda, la novia de Sam, viaja a Nueva York por motivos profesionales y ya no regresa. Obsesionado por el hecho y la falta de explicaciones, Sam viaja a Nueva York para descubrir que Linda vive con Antoine, un temperamental cocinero francés. Deseoso de espiarlos y saber más para desbaratar esa relación, se instala en un edificio abandonado frente al de la pareja de enamorados. Allí aparece, como una bestia malherida deseosa de venganza, Maggie, ex-novia de Antoine dispuesta a llegar hasta la violencia para resarcirse. Pero claro, esta extraña alianza de intereses es peligrosa porque ya se sabe que el roce….La película está llena de momentos desternillantes, como las escenas en el restaurante de Antoine o los “supuestos” atentados contra él que lo van deteriorando físicamente a lo largo de la película. Traigo el trailer para haceros una idea general del film.



Esta escena es muy definitoria. Casi sin palabras, Sam y Maggie, que han entrado en el piso de los enamorados aprovechando su ausencia para sembrarlo de tickets falsos, ropa interior femenina y demás detalles que provoquen la disensión entre Linda y Antoine, se acaban imbuyendo del rol de sus antagonistas.


Éste es un video de la canción que da título al film que fue número uno en USA y por la que ganó un Grammy en 1987. Palmer era un dandy (falleció en 2003 de un ataque al corazón) que solía actuar siempre con traje y corbata. Son conocidos, y también imitados, sus videos con un grupo de mujeres vestidas de negro, minifalda, pelo recogido, palidez facial y labios de rojo intenso, fingiendo tocar los instrumentos. No es éste el caso, aquí la interpreta en el show de David Letterman, entonces en la NBC, con la banda del programa.

Y ya lo sabéis…..You’re gonna have to face it, you’re addicted to love

10 comentarios:

B.B. dijo...

Me gusta mucho esta pelicula, me gusta su estetica, me encanta el papel de Meg, y todas las guarradas que le hace al ex.

Lakacerola dijo...

Es curioso, pero aunque vi la película no recuerdo demasiado de ella, y sin embargo las que más recuerdo y me gustaron fueron: French Kiss y Tienes un e-mail.
Buen finde!!!

calpurnia dijo...

holaaaa
pues no la he visto, me la anoto (mi post-it se va llenando ehhh??)

gracias por la recomendación.
(curioso lo de las chicas de la banda de Palmer...esos locos 80)

besos
y buen fin de semana

Ahora mismo, voy a ver Mediterráneo, de Gabriele Salvatores, a ver quetal.

SIL dijo...

No he visto el film...(lo apunto)
Adoro a Meg Ryan...
Me gustaron los vídeos.


TODOS somos adictos al amor.
Y nadie quiere curarse de ese mal.

Un beso, Enric.

Menda. dijo...

Tomo nota, que no la he visto. Este fin de semana pienso hincharme a ver pelis. Como todo el mundo está de Jalogüin y yo paso, siempre me quedará el sofá, la mantita y la tele. Snif...qué triste es mi vida....

audrey dijo...

esta peli es de domingo noche, perfecta para pasar un buen rato antes de empezar otra semana.

Buen finde Enric

Tesa dijo...

Se puede vivir sin amor ...pero la vida no sabe igual.
Y una vez adquirida esa situación de enamoramiento -correspondido- es inevitable ese sentimiento de posesividad sobre la persona amada.
Y los celillos. Y la ida de olla como la de los dos protagonistas.
Es una peli muy divertida, la he visto un par de veces.

Novicia Dalila dijo...

Yo tampoco la he visto, así que tomo nota.
La verdad es que es cierto que el amor engancha. Si se convierte en adicción... pues nada, snifaremos lo que haga falta :)

Enric, para no gustarte Meg Ryan ojo la de homenajes que la das eh???

Un beso

Gemma dijo...

Pues yo tampoco la he visto. Es de las poquitas de Meg que no me llamaron la atención, no sabría decirte muy bien por qué.

Tal vez después de tu post la vea.

Un beso.

Enric Pérez dijo...

B.B.
No sé porqué me imaginaba que te gustaría.

Beso.

Lakacerola
French Kiss puede que venga un viernes de estos, es mucho mejor que la otra.

Beso.

Calpurnia
Cambia el post-it y coge un cuaderno, aunque sea pequeño, ¡Mujer!

Besotes.

Sil
Nadie, nadie. Y el que se cura, recae.

Un beso, Sil.

Menda
Jajajaja, ya será menos.
¿No hay nadie que te haga tilín
en una noche de Jalogüín?

Besitos y a mejorarse.

audrey
No es mal momento, no. ¿En el sofá y con la mantita? Bien acompañada, por eso ¡Eh!

Besos.

Tesa
A mí me encanta. También la he visto varias veces. Pero no creo que me se fuera la olla tanto, vamos, digo, jaja.

Besos.

Novicia
¿Quien ha dicho que no me gusta? ¡Que hable ahora mismo! No me convencen algunas pelis, pero sí me gusta ella.

Beso.

Gemma
Voy creando masa crítica, que se dice. Te gustará, ya verás.

Beso.