viernes, 23 de octubre de 2009

"Americanos, os recibimos con alegría"

Los viernes comedia: Bienvenido Mister Marshall (1953). Rompo la tónica de las comedias más o menos románticas para insertar esta joya nacida en medio del erial cinematográfico de los años 50 en España. Premiada en Cannes y de gran éxito, se cuenta que pasó la censura franquista gracias a su no disimulado chovinismo (otra cosa era la coña que había detrás de ello). Dirigida por Luis García Berlanga, ya todo un clásico, y con guión de Juan Antonio Bardem, director entre otras de “Muerte de un ciclista” (1955), premio de la crítica en Cannes, y “Calle Mayor” (1956), premio de la crítica en Venecia, además de tío de Javier Bardem. También colaboró en los diálogos del guión Miguel Miura, periodista, humorista y dramaturgo, renovador del humorismo y la sátira teatrales y uno de los fundadores de “La Codorniz”. Con actores de los denominados “como la copa de un pino”, Pepe Isbert inconmensurable, el grandísimo Manolo Morán, Elvira Quintillá, Alberto Romea, Lólita Sevilla y un sin fin de actores de reparto a cual más atinado, sin olvidar la inolvidable voz en off de Fernando Rey que nos acompaña y casi nos mece a lo largo de toda la película. El argumento: el plan Marshall de reconstrucción de Europa tras la guerra mundial parece que va a llegar a España y el delegado del ministerio va visitando los pueblecitos de una comarca castellana para recomendarles que se preparen a recibir a “los americanos”. Uno de ellos, Villar del Río, lo hace con más entusiasmo que nadie, con su peculiar alcalde a la cabeza, secundado por el orondo manager de una folclórica, de paso por el pueblo. Todos se preparan para el recibimiento de acuerdo a lo que se espera de esa España de tonadilla, faralaes y alpargata. Sólo el viejo hidalgo del pueblo, trasunto quijotesco, reclama mantener el honor frente a “los indios”. Son muchas las escenas inolvidables, pero no pueden faltar estas tres.

La visita del delegado. Hay que fijarse en las respuestas que el personaje de Isbert va dando a las palabras del delegado para notar la gran ironía, cuando no guasa, que recorre el guión.



Discurso del balcón. Un clásico entre los clásicos, lleno de una verborrea arrolladora, remedo de la grandilocuencia vana y hueca del discurso oficialista del momento.



Americanos. El pasodoble que creo pueden tararear hasta los que no les gusta el pasodoble. Una joya de la chufla hispana.

9 comentarios:

Menda. dijo...

Totalmente de acuerdo con lo de que es una joya. Cuanto servilismo, por Dios.......

Lakacerola dijo...

Y hoy damos la bienvenida no sólo a los americanos sino tb a los ingleses, a los franceses, a los alemanes...
¡Buen finde!

SIL dijo...

Has rescatado otra perla.
La doble lectura es durísima.
AQUI PASA LO MISMO,
PASABA, PASA Y PASARÁ...
Aplaudimos que vengan y nos roben,
nos encanta que nos manipulen...
Una verdadera tragicomedia !!!!

Mil besos, Enric.

Tesa dijo...

La peli completa la vi cuando era muy pequeña y apenas la recuerdo.
Las escenas que pones, del discurso en el balcón y el pasodoble del recibimiento sí, que las ponen siempre que sale la peli a comentario en TV. Y la "pasada" de los yankees y el careto de todos estos.
Menuda joyita.

Novicia Dalila dijo...

Bon dia a tothom,

De acuerdo contigo que es una de las grandes obras de nuestro cine. La ironía es lo que tiene, que perdura para siempre ;-)

Te dejo aquí el "American Idiot" de Green Day (por asociación de ideas ;-)

Un petó :D

calpurnia dijo...

UMMMMMMM vaya dos, Berlanga y Bardem, debutaron, colaborando y codirigiendo Esa pareja feliz, y sin duda con Bienvenido Mr Marshall se "coronaron". Ante el "bisturí" del humor no hay quien pueda ehhh?? además, había tanto de donde sacar....
Berlanga siguió con Calabuch, caricaturizando a lo "patrio".......después ocurrió el "feliz encuentro" con Azcona y.... la introducción de lo mordaz, el humor negro e incisivo, ahí está Plácido o El verdugo.

Bardem opta por las intrahistorias al más puro estilo Antonioni en Muerte de un ciclista, magnífica peli, seguida de Calle Mayor, o La venganza, ahhhh y otra fantástica, anterior a muerte de un ciclista es Cómicos.

ay ay ay.......qué recuerdos, de mis clases de cine...cómo me gustaban.... mis favoritos.... (siempre los más "rarillos") por ejemplo, de los españoles : estos dos de los que hablas tú, junto con Saura, Buñuel, Basilio Martín Patino y por supuesto, el gran y enigmático Victor Erice.

BESOS

Enric Pérez dijo...

Menda
Es que éramos pobres y queríamos entrar en el mundo 

Beso.

Lakacerola
Es que ahora somos una potencia mundial, jajajajaj 

Beso.

Sil
Gracias, amiga. Vosotros por ahí ya tenéis experiencia. ¡Qué te voy a contar!

Mil besos, Sil.

Tesa
Una obra maestra, no porque lo diga yo sino que lo dicen muchos críticos y entendidos más sabios que yo.

Beso.

Novicia
Berlanga y Green Day ¡Vaya asociación de ideas! Jajajajaja.

Un petó, Novi.

Calpurnia
Eres una auténtica entendida. No dejas de asombrarme. Yo he visto todas ésas que nombras porque viví la edad de oro de los ciclos de la primera y la segunda cadenas.
¡No he chupao blanco y negro ni na! De todas, me quedó muy marcada Calle Mayor, con nada la sensación de opresión que se conseguía en la película era espantosa.

Besos.

calpurnia dijo...

En la carrera he tenido varias asignaturas de cine y lenguaje cinematográfico, y la verdad es que además de aprender cosas, las he disfrutado. ¿Sabes cómo se llamaba el catedrático de cine? Prof. Hueso (verídico, este era y es su apellido, y así nos dirigíamos a él) supongo que es el colmo de la ironía, apellidarte Hueso y ser profesor.... en fin, la vida, que hila así de fino....

sus clases eran apasionantes, enganchaba aquel hombre, daba gusto. Le recuerdo con cariño.

(a mi calle mayor también me gusta mucho)

besos

Enric Pérez dijo...

Calpurnia
¡Cómo echo de menos la facultad y las clases!
Yo tuve de profesor de Teoría del Cine a Roman Gubern, el crítico, y conozco esa sensación de "enganche".

Besotes.