jueves, 29 de octubre de 2009

Conectados

08:26 AM. Vagón del Metro de Barcelona, línea 5. Una niña de 8 o 9 años de tez morena y pelo repeinado en dos coletas, vestida con uniforme de colegio de monjas, sostiene en sus manos un móvil ladrillo, de esos tan rectangulares y gruesos tipo blackberry. Lleva gafas que se recoloca mientras juega hábilmente al videojuego que aparece en la pantalla (ir destrozando una construcción a base de rebotar una piedra contra ella, Demolition tenis como si dijéramos). La acompaña una mochila/carrito/troley de abultado tamaño, como si la niña se fuera de vacaciones dos meses al campo.
“¿Es ésta una teoría del abuelo cebolleta?”
Lo es. Casi a su lado, aunque no van juntos, un niño de similar edad y morena tez, vestido con camiseta, tejanos, chaqueta tipo sudadera con capucha y mochilón a la espalda, se mueve sincopadamente con contenidos movimientos. De sus orejas penden unos auriculares y los cables se pierden camiseta adentro hacia un desconocido artilugio. A pesar del ruido del transporte es distinguible el CHA CHAKACHAKA CHA CHAKACHAKA del ritmo afrolatino que está escuchando.
Mientras estoy a punto de lanzarme a elucubraciones mentales sobre como viene subiendo la infancia de hoy, entra en el vagón un postadolescente, o un preadulto según se mire, de veintipocos años, paliducho y de barba rala. Se halla conectado auricularmente a una playstation que sostiene con ambas manos. Se coloca a mi lado y puedo ver que está visionando un episodio de ¡¡Ally McBeal!! Veo las enmudecidas evoluciones de “Bizcochito” y compañía y, contra mi previo parecer, compruebo que es un cacharro interesante esta play. Un rápido vistazo a mi alrededor me constata que la mayor parte de la población que “Metrea” conmigo, de todas las edades, va conectada a algo. Compruebo mentalmente las posesiones que acarreo y sólo llevo un móvil relativamente sencillo y pequeño, que no admite memoria externa. Para colmo no dispongo de auriculares, me parecen engorrosos para ir por la calle. Estoy semi-out de la corriente principal.
¿A donde nos lleva todo esto?
“Ahora sí que viene la elucubración del abuelo cebolleta”
Esto nos lleva a lo rápidamente que todos adoptamos nuevas costumbres y usos cotidianos, costumbres y usos que antes de que existieran no necesitábamos, pues no recuerdo yo, hace quince o veinte años, a las masas ansiosas por la calle gritando “Me falta no sé qué”, desesperados todos por no poder calmar ese anhelo interior mientras se dirigían al trabajo. No entro a valorar si las costumbres y usos son buenos, malos o qué son, lo que daría para largo y tendido debate. Pero sí que creo que nuestra vida actual carece de planteamientos. Aceptamos y engullimos todo lo que viene sin rechistar, sin cuestionarnos nada. Nuestra capacidad crítica está bajo cero. No abogo por un rechazo frontal al avance, pero me gustaría que ese avance indiscriminado no lo tuviera tan fácil.

10 comentarios:

Lakacerola dijo...

Vale, paso de la play, incluso del mp3, de momento no me hace falta una blackberry, y no estoy dispuesta a pagar un iphone que ahora no se lo que valen pero cuando salió a una amiga le valió 800€ importado de EEUU, eso sí no perdono el pc y mi modesto móvil que solo lo quiero para llamar y hacer alguna fotillo de vez en cuando. Yo creo que lo que cuentas es generacional y los crios de ahora crecen con toda esta tecnología... normal que hablen de ella y quieran tenerla.
Pero asusta un poco ver que quizás nos estamos haciendo viejos.
Un abrazo.

leoriginaldisaster dijo...

estoy contigo enric. Parece que hoy en dia engullimos y no masticamos nada.. y lo mas triste es que a los niños se les sigue enseñando a lo mismo .. de siempre.

un abrazo !!!
que todo valla wapo^^

calpurnia dijo...

IN TE RE SAN TÍ SI MO

Tú el único "desconectado" y como buen observador... he aquí la conclusión. Mi ciudad no tiene metro, y yo me muevo en coche particular, pero cuando voy a alguna que si lo tiene.. no sé ¿ya no se lleva ir leyendo un libro o quéee??

las necesidades que nos creamos, los raseros de "lo que es" y "lo que no es" imprescindible en nuestra vida es..... para meditarlo con calma.

besos

Gracias por el coment en mi post de hoy... me has pillado corrigiéndolo, tenía unos cuantos gazapos, tíldes que faltaban, alguna aclaración que me parecía necesaria incluir despues de revisarlo, unas cuantas comas.... en fin... que me has pillado.....
ahora ya está bien del todo.

SIL dijo...

Ay...
Sí.
Sí.
Y la culpa la tenemos los papis...
Porque hacemos lo mismo.
Todos conectados a aparatos diferentes,
y cero conexión entre nosotros.
Magnífico planteo, amigo.
Un beso grande.

Tesa dijo...

Y otros se conectaron a la prensa, a revistillas del corazón, a aquellas tan cutres para adolescentes que se siguen publicando con otros nombres...
Nos hacemos de épocas, pero todos somos iguales.

Menda. dijo...

Qué cosas....y nadie se mira ni se habla, ni se cotillea visualmente. No.Cada uno a lo suyo...qué triste. Sinceramente, estas nuevas tecnologías lo que hacen es ensimismar más al ser humano. Bueno, te dejo, que voy a mirar mi móvil nuevo....

Novicia Dalila dijo...

Estoy de acuerdo contigo en que ese es el paisaje más habitual en el tubo o en el bus. La gente, en lugar de relacionarse, o simplemente, observar, como dice Menda, prefiere aislarse en su propio mundo y pasar del mundo...
Sin embargo, no creo que esto:
Aceptamos y engullimos todo lo que viene sin rechistar, sin cuestionarnos nada. Nuestra capacidad crítica está bajo cero. sea lo general. Hay mucha gente que puede vivir sin conectarse hasta el total aislamiento....

Un beso y buen finde, Enric

B.B. dijo...

El abuelo Cebolleta.... me acuerdo cuando lo oia mientras desayunaba para ir al cole. Somos mayores, mucho. Pero estamos al dia.....mas o menos.

B.B. dijo...

Me he equivocado, era el abuelo Porretas......

Enric Pérez dijo...

Lakacerola
Yo tengo en casa PC de sobremesa y portátil, amén de trabajar con ordenadores mañana y tarde, y móvil. Puede que sea generacional y me acerque a la tecnología viendo sus límites, pues crecí sin nada de todo ello. A eso me refiere con la falta de planteamientos. Ja, soy mayor ya, sí.

Un beso.

Leo
Eres un poeta. Por definición, algo más espiritual que tecnológico.

Un abrazo a ti también.

Calpurnia
Antes solía ir por la vida muy despistado, "desconectado" sí. Ahora me fijo mucho en los detalles, cómo viste la gente, cómo camina, sus tics.
Ya casi nadie lee en el metro, sólo la prensa gratuita que reparten a la entrada de las bocas principales y los libros del momento. Estos ultimos meses el top son las obras de Larsson.

Besotes.

Sil
¿Eres mami? ¡Qué me estás contando! Así ya sabes de qué hablo. Gracias por tus halagos.

Un besazo.

Tesa
Esas se deben leer en las puertas de los colegios porque lo que es en los transportes públicos casi todos parece de seguridad con los auriculares puestos.

Besos, Tesa.

Menda
Jajajaja, una de cal y otra de arena ¿Eh? Bueno, pero sólo mirar. Jajaja.

Besos.

Novicia
Menos mal que aún hay mucha gente, ¿Pero hasta cuando? ¿Una generación más? ¿Dos? No lo veo nada claro.

Besos y buen finde también.

B.B.
Es igual el abuelo que fuera. Pero no somos tan mayores ¡Eh! Y estamos al día en lo que quremos que "pa" eso somos los mejores, jajaja.

Besos.