lunes, 7 de diciembre de 2009

Lluvia sobre Damasco

"Llueve sobre las callejuelas de Damasco. La tierra, humedecida, se transforma rápidamente en barro y el caminar se vuelve pesado y torpe. La mayoría de los tenderetes desaparecen rápido mientras los comerciantes protegen sus pertenencias. Solo unos pocos soportan el aguacero, exhibiendo sus baratijas ante los escasos paseantes del mercadillo. Estoy guarnecido en el quicio de una vieja puerta de madera, esperando. Siempre esperando. Días y noches, con lluvia y con sol, con frío y calor. Una vez más, esperando. La túnica empapada pesa como un muerto, pero es amplia y protege mis armas de la vista. A la hora esperada, aparece él por un extremo de la calle, tal y como me habían informado. Camina torpemente pegado a la pared para guarecerse sin éxito de la lluvia. Sus pasos resultan cómicos pues intenta pisar levemente el barro de la calle para que no se le ensucien sus babuchas y solo consigue caminar a saltitos cortos que su barriga hace aún más ridículos. Llegado el momento solo será otro baboso lloriqueante. Como esperaba, al alcanzar la mitad de la calle gira a su derecha y se interna en el callejón. Salgo de mi escondrijo y en dos zancadas cruzo la calle. La lluvia golpea mi cara pero puedo ver que ya no hay gente a la vista y los pocos tenderetes que aún aguantaban ya se han esfumado. Camino rápido siguiendo a mi presa. El ruido de la lluvia contra los chamizos y las techumbres de las casas ahoga cualquier sonido que mis pasos pudieran producir. No se ve un alma. Estoy ya a poca distancia detrás de él. Ha desistido y ya no camina a saltitos pero sigue pegado a la pared en su intento vano de no mojarse. Bajo mi túnica, saco la daga de su funda. Quizá por una brevísima tregua de la lluvia o por ese sexto sentido que hasta los más torpes tienen para presentir el peligro, el gordinflón se gira y me contempla pasmado cómo avanzo hacia él. Tarda unos segundos en comprender y sus ojos se abren como platos. Mi daga se hunde en su bajo vientre hasta la empuñadura, luego la giro y la saco violentamente hacia la derecha rajando su panza. Una enorme salpicadura de sangre mancha la pared. Sus piernas flojean y trastabilla hasta caer de medio lado en el ángulo formado por la misma pared y el suelo embarrado. Mientras me mira con sus grandes ojos abiertos me inclino para limpiar mi daga con el borde de su túnica. La vida se le escapa y en su último aliento alcanza a decir “Hassassin”. Me incorporo. De un rápido golpe de vista compruebo que el callejón sigue desierto. Vuelvo sobre mis pasos a la calle y giro hacia el sur. Mañana volverá a salir el sol y el calor hará sofocantes, a estas horas, las calles. Pero hoy no. Hoy sigue lloviendo sobre las callejuelas de Damasco."

9 comentarios:

Novicia Dalila dijo...

Que fría la manera de relatar el asesinato, verdad? Para eso hay que valer. Vale, como para todo, pero yo creo que para ser un asesino de los de verdad, no visceral que arremete contra su víctima en un momento de calentón, hay que tener (o te tiene que faltar) algo especial.
Por eso me impresiona también Chacal (la versión antigua y la moderna)....
¡¡¡Que bueno el Bowie siempre¡¡¡ Y esos sonidos árabes.... ¡¡¡que exótico¡¡¡ No conocía este tema.

Gracias, Enric.

Un petonet :D

Lakacerola dijo...

David Bowie, un tipo raro, no sé si adelantado a su tiempo o simplemente psicodélico.
Un abrazo.

Enric Pérez dijo...

Novicia
Yo vi Chacal (la antigua) de pequeño en el cine, que no se cómo diablos me pasarían mis padres de matute, y luego leí el libro de Forsyth. Cuando supe que la iban a versionear, me temí lo peor pero reconozco que Bruce Willis (otro de mis ídolos) puede con eso y más.
¡¡¡Bowie genial!!! ¡¡¡A que sí!!!

Petons.

Lakacerola
Uno de los tíos con más visión que ha tenido la música. Era capaz de adelantarse a todo lo que iba a venir.

Besos.

Tesa dijo...

Me gusta la naturalidad del texto. Lo cuenta como si rajar un tipo gordito en un callejón fuera lo mismo que abrir una sandía para el postre.
No conocía esta canción de Bowie, qué buena.

Gemma dijo...

Hola Enric: Pues he sentido lo mismo que Tesa, realmente pienso que es así la mente de un asesino.Esa pose tan natural que algunos llaman enajenación mental para mi es de un virtuosismo patológico espantoso. El texto es muy bueno.

Petonets ;D

SIL dijo...

Un relato tan terrible como real.
La frialdad para el asesinato ya no debiera sorprendernos.
Pero la publicación tiene magia en su desarrollo.
No conocía el tema de DAVID BOWIE, y coincido con lo que opinás de él en tu devolución a Lakacerola.

Mil besos , Enric, cajita de Pandora !!!
Baúl de sorpresas !!!

Menda. dijo...

Joer, qué grande es el Bowie.......

panterablanca dijo...

Un texto estupendo, ¿lo has escrito tú? Me ha gustado mucho, y Bowie también :-))
Besos salvajes.

Enric Pérez dijo...

Tesa
A los efectos prácticos debe ser lo mismo, cortar y abrir. Los efectos morales ya es otra cosa.
¿A que sí que es buena?

Besos, Tesa.

Gemma
Los que han matado mucho siempre han dicho que, una vez puestos, es coser y cantar. No sé yo. Gracias por el cumplido.

Petonets també.

Sil
Celebro que te guste la cajita y el baúl y la magia.

Mil besos, Sil.

Menda
Y aún hay más perlas ocultas por descubrir.

Beso.

panterablanca
Todo lo que aquí se publique es de un servidor de ustedes, salvo que se indique explícitamente lo contrario. Celebro que te haya gustado. Es un doble cumplido viniendo de quien viene.

Besos forestales.