miércoles, 16 de diciembre de 2009

Las tardes de los domingos

Cuando empecé en esto de los blogs, me propuse no emplear el tiempo del fin de semana. Dejármelo libre de teclas y direcciones web. Por el trabajo que tenía y los que tengo ahora, dispongo de Internet y buenas conexiones para en los ratos muertos poder ir haciendo. Así el fin de semana me quedaba para descansar, amén de librarme de contratar una línea en condiciones para casa, pues la que tengo es pura y simple línea básica de Telefónica. Confieso que lo que al principio fue fácil, se está tornando más difícil, porque ya sigo muchos blogs y esto supone una producción considerable. Además no dejo de buscar nuevos, porque no es cosa de sentarse a descansar sino de buscar nuevos horizontes, nuevas visiones de las cosas, por lo menos para, si es el caso, descartarlas o incorporarlas a la “familia”. Si le añadimos que tengo tres blogs y que algo de leña habrá que ir echando a la caldera, el tiempo entre semana se va quedando justito. Me pasa que cuanto más abro el horizonte más ganas tengo de seguir abriéndolo y, por otra parte, se construye con los blogs propios una especie de responsabilidad para con los lectores, para darles algo que tenga un mínimo de interés y calidad. Parece que fuera como que no puedes fallarles. Ha desaparecido recientemente un pequeño blog que seguía desde su principio: “Postales Encuadernadas”. Era sencillo pero cuidado y tenía una bonita cabecera. Representaba una visión fresca y joven de alguien que busca un trabajo y su sitio, de música actual y de las relaciones familiares tan peculiares que establecemos. Logró unos pocos seguidores en un corto espacio de tiempo. Su desaparición ha sido fulminante pues hasta el perfil de su autora se borró del mapa. Dejando de lado las razones muy respetables, el blog es de cada cual y puede hacer uno lo que le plazca, creo que si me canso, desfallezco, las circunstancias me lo impiden, me sale la oportunidad de mi vida en Hollywood o lo que sea, mis pequeñas y modestas obras se quedarán donde están para siempre, o por lo menos hasta que San Blogger lo decida, acumulando polvo en sus costuras, silencio entre sus palabras, el sosiego del paso del tiempo, por si algún alocado e intrépido explorador del futuro, buceando en las entrañas de aquello que se llamó Internet, aparca por aquí y las descubre y le gustan y se ríe o le sirven para algo, de alguna forma. Yo mientras tanto seguiré descansando las tardes de los domingos.

Lazing on a sunday afternoon

12 comentarios:

panterablanca dijo...

YO no tengo tiempo de seguirlo todo, por eso me pongo muy nerviosa cuando entro en un blog donde las entradas son larguíiiiiiiiiiiiisimas (aunque todos pecamos de eso alguna vez, yo también). Y no lo digo por ti, eh?, que tus entradas me parecen en general, medias, ni largas, ni cortas.
En fin, al final todos acabamos haciendo lo que podemos, y todos dudamos alguna vez de seguir o dejarlo. Yo ahora mismo estoy metida en mi enésima crisis bloguera.
Besos felinos.

Tesa dijo...

A mí, el Blog y los que sigo, me entretienen de manera agradable. No mido el tiempo que empleo ni lo organizo como agenda, pero desde luego lo tomo sin obligaciones (perdería el sabor a hobby). El día que no me apetece, no me obligo y el que sí, busco un hueco aunque caiga en finde.

Besos.

SIL dijo...

Qué buen post, Enric.
Dispara varios ítems.

Yo soy adicta al blog.
Al mío y a los ajenos.
Cerré uno y lo suprimí de Internet, hará unos ocho meses, o por ahí. Lo cerré sin más...

Abrí otro...
Me divierto, lloro, muchas cosas.
No descanso el domingo.

Ya se me pasará , como todas las compulsiones.
Un beso enorme, mi gran amigo.

Novicia Dalila dijo...

Me pasa como a ti Enric. Y no conscientemente por ampliar horizontes, sino porque me engancho a la gente, o simplemente, devuelvo una visita... y me quedo a vivir :P
No sé qué futuro tendrá mi blog el día que yo no esté. No tengo planes al respecto. Es posible que una mala experiencia te haga desaparecerlo de manera fulminante, por ejemplo. Puede que algo extremadamente importante te aleje de estos lares y ni se te ocurra echar la llave.... No sé. No hago planes de ese tipo. Simplemente hoy estoy. Mañana, no sé.

Un beso, Enric

Menda. dijo...

Es curioso, y desconozco si se trata de la astenia navideña esa, pero en estos días leo que van a desaparecer muchos blogs. Yo, cuando me canso o es época de exámenes y tengo lío, me tomo unos días de vacaciones y vuelvo fresca y con ánimos renovados. De momento, no me canso. Espero que tú tampoco lo hagas. De corazón.

B.B. dijo...

Tu silva y siempre me encontraras.

Lakacerola dijo...

Pues yo te puedo decir que lo paro cuando tengo exámenes tb...que por cierto uno de estos días lo pararé. Pero en general es como tu dices, lo mío empezó siendo de prueba y al final me enganché y cuando ví que se me colgaban seguidores me entró como un no se qué de responsabilidad. Tb decirte que antes tenía entradas con más "chispa"... ahora las preocupaciones hacen que trate sobre todo la crisis. Algun día haré una entrada diciendo el por qué y lo entenderéis, pero mientras el blog me sirve de desahogo.
Un abrazo y sigue así, eso sí prefiero las entradas cortas pero con contenido.

Enric Pérez dijo...

panterablanca
Espero que salgas con renovados bríos de esa enésima. Por mi parte intentaré mantener las entradas "talla mediana", jajaja.

Besos desde la espesura.

Tesa
Tienes el punto exacto. Dominas el "cotarro" y a tu aire. Intentaré seguir tu ejemplo.

Besos, Tesa.

Sil
Que no se te pase, no podríamos disfrutar de tu arte (es broma, tu arte es tuyo y tienes entera libertad para ejercerlo). Pero descansa.

Besos, Sil.

Novicia
Recorrer el río, a ver donde nos lleva. Esa es una buena forma de navegar.

Un besote muy grande, Novi.

Menda
De corazón, de momento no me canso y espero verte también. Lo de los cierres debe ser que con los propósitos de Año Nuevo (hacer deporte, aprender inglés, etc) no va a quedar tiempo para blogs. Pero en febrero volverán todos, jajaja.

Un beso.

B.B.
La mejor proposición que me han hecho nunca. Fiuuuuuu.

Besos.

Lakacerola
No te preocupes. Tus entradas siguen teniendo chispa porque la chispa la pones tú. Reconozco que, tal y como está el patio, a veces cuesta el ponerse, pero por eso cree un blog para los temas más serios o áridos y en éste le doy más a lo que me gusta (cine, música, humor, relatos, etc.)

Un beso.

Gemma dijo...

Yo por si te da por desaparecer te digo que me encanta tu blog, tu simpatía y tu capacidad de darnos una lectura agradable y con una visión acorde a mis necesidades.

Me gusta, por eso vengo cuando puedo que no es siempre que quiero.

Si me salto alguna es porque ya no doy abasto, me pasa con otros blogs también y es algo que me fustra porque me gustaría dar más de lo que doy. En fin pilarín. Que no desaparezcas.

Enric Pérez dijo...

Gemma
Gracias por tus palabras, eres un encanto. Tu comentario da moral para seguir y sobrellevar los bajones, que siempre hay. Gracias de nuevo. No pienso desaparecer.

Besos.

calpurnia dijo...

Me ha gustado tu blogoreflexión. Creo que los que tenemos un blog nos la hemos hecho alguna vez, el por qué del blog, el tiempo que le dedicamos, los conteniodos y los enlaces con otros blogs.

Yo creo que esto va como las mareas, oscilante, y también como a uno/a le pille el cuerpo. En mi caso, este es mi segundo blog, el anterior (Por dónde sale la luna?) también dejó de exixtir del modo en el que describes que lo hizo ese, es decir, evaporándose, así lo desee. En mi caso, paso por momentos de gran impetu blogueril y otros de más bien sequia, como es este momento, además de poseer el tiempo contado, espero ir remediándolo, por lo demás, larga vida a los blogs, el mío cumple una función desestresanteeeeeeeeeee
besos

Enric Pérez dijo...

Calpurnia
Sí, es verdad. Eso de escribir y que se plasme en la pantalla, verlo, moldearlo, te quita tensiones, por lo menos a mí sí. Si además te lo lee alguien y te lo comenta, ya es la ostia, jajaja.

Besos, amiga mía.