viernes, 21 de agosto de 2009

Melodías de Broadway

El viernes comedia…musical: The Band Wagon (1953). Mi amor por el cine en general y, más concretamente, por el cine musical americano se lo debo a mis padres, pero en especial a mi madre. Ya he comentado que mi padre fue músico profesional e incluso tocó en orquestas en la época dorada de éstas, en los 50 y 60. Mi madre, por su parte, trabajó en unos estudios de cine como secretaría, aunque en aquellos años se estaba para colaborar y hacer de todo un poco. Como curiosidad, fue doble de manos, extraña ocupación que consistía en que, cuando en una película extranjera había una escena en la que una persona (en este caso mujer) leía una carta, en la versión española (antes se hacían las versiones españolas de todas las películas y los títulos de crédito, rótulos, papeles y cuanto hubiera de texto se traducía al glorioso idioma patrio) se sustituía el plano original por un inserto con las manos dobladoras y su correspondiente documento en castellano. Mi madre tenía, además del resto, unas manos muy bonitas. Haciendo referencia a las traducciones, esta película se estrenó en España con el título de Melodías de Broadway 1955.
Traigo hoy esta película porque tiene todos los ingredientes que le gustaban a ella: Fred Astaire (para mí el mejor bailarín del cine, con más clase y elegancia), Cyd Charisse (una grandísima, en todos los sentidos, bailarina, las piernas más largas de Hollywood), Vincent Minnelli como director (creador del musical moderno y fantástico director de comedias, amén de padre de Liza), los extraordinarios actores secundarios, la música naturalmente, etc. El argumento: un gran bailarín, cuya estrella parece declinar, acepta una oferta para protagonizar un musical en Broadway junto a una bailarina de ballet clásico, joven y espectacular, en su salto al baile moderno. Pero el director del musical reinterpreta la obra como un drama, versión del mito de Fausto. El fracaso es total, pero todos los artistas se conjuran para devolver al musical el espíritu de la comedia e inician una gira en tren por todo el país. De ahí el título, algo así como La banda del tren.
Traigo tres números musicales. El primero es el clásico That’s Entertainment que, junto con There’s no Business like Show Business y Make a Laugh, forma el triplete de mejores canciones referentes al espectáculo de la historia (un día de estos pongo las otras dos). Luego viene Dancing in the Dark, aquí rebautizada Dancing in the Central Park, canción clásica versionada muchísimas veces, desde Frank Sinatra a Diana Krall. Por último Triplets, un número cómico-musical también adaptado en muchas ocasiones, más que en la música, en su tipo de ejecución. Espero que os guste. Saludos y hasta el lunes.




15 comentarios:

Menda. dijo...

Uffff, yo es que los musicales..pues......lo mío? ya has visto, el cine de Bollywood, jajajajaj!

Enric Pérez dijo...

Jajajaja, sí. También tienen su cine musical y no está tan lejos del americano como pueda parecer.

Un beso.

SIL dijo...

Una delicia, otra delicia, y otra delciia.
Un placer pasar por aquí, SIEMPRE.
Un beso de viernes.

SIL dijo...

Enmendado: delicia.vale.

Enric Pérez dijo...

Eres estupenda en tu apoyo.
Una cosa me intriga. El beso de viernes. Mi imaginación se desborda.

Un beso.

calpurnia dijo...

hola

me ha encantado lo que has contado sobre el trabajo de tu madre, es más, no tenía ni idea de que existiesen "dobles de manos!!!!" del modo que tú lo expones.....vaya cosa más curiosa me has enseñado hoy!!!

No he visto la peli de la que hablas, pero me la anoto, por si hay, en algún momento, ocasión de hacerlo.

Besos y buen fin de semana.

Enric Pérez dijo...

Actualmente existen dobles de cuerpo (siempre se ha rumoreado que las piernas que vemos de Julia Roberts, no son de Julia Roberts). En aquella época no daba más que para doblar manos, el resto del cuerpo no existía.

Besos para ti y que lo pases muy bien.

audrey dijo...

Que lujazo ver bailar a Fred Astaire.

Hace relativamente poco que veo películas clásicas, ésta fue de las primeras por obligación, y que gran obligación :)

Y sabes todas las películas donde salen las manos de su madre???

Novicia Dalila dijo...

A mí si me gustan los musicales. El único requisito es que sea bueno. Lo demás va rodado...
Me encantaba Fred Astaire. Y verle bailar con Ginger Rogers era un lujazo como pocos.

Un beso, Enric

Tesa dijo...

Disfrutaba un montón, de pequeñaja, con las películas de Fred Astaire. Cuán delicioso, todo ese glamour ...los vestidos de ellas, tan pin up. Recuerdo varias junto a Ginger Rogers. Me llamaban la atención los pasos de claqué.
Yo las veía en blanco y negro porque tardamos bastante tiempo en tener una TV en color.
Llegar hasta tu blog es, casi siempre, un paseo por la nostalgia.

Besos

Enric Pérez dijo...

audrey
Por desgracia no. Sé que fue en un par, pero no cuales.
Me alegro que te guste el musical.

Beso.

Novicia
Otra fan de los musicales. Si es que tienen un encanto difícil de superar.

Besos.

Tesa
Yo también las veía en blanco y negro. Hacían unos ciclos de cine fabulosos, en la primera y también en el UHF, jajaja, vaya nombrecito.
Gracias por tus palabras.

Besos.

B.B. dijo...

Que tarde de charla mas incrible debe tener tu madre.... no se a quien habras salido tu.

Enric Pérez dijo...

B.B.
La tenía, la tenía. Yo he salido a mi tío del pueblo: sobrio e impasible el ademán. Jajajaja.

Besos guapa. Y me alegro de que estés de vuelta.

kissu dijo...

Yo tengo que volver a recuperar esa afición por estas pelis. La peli que más he visto de todas, es sombrero de copa, con Fred también, por "culpa" de mi madre que me la puso desde bien pequeñita.

Enric Pérez dijo...

Kissu
Hizo bien, su señora madre de usted, como la mía. "Sombrero de Copa" también son palabras mayores.

Gracias por la visita y un saludo.