viernes, 21 de mayo de 2010

Juan Nadie

Los viernes comedia: Meet John Doe (1941). Aunque cuando fue rodada el mundo ya estaba en guerra (no los EEUU aunque poco faltaba) y ya había suficientes motivos de preocupación, el tema y la acción de la película nos traslada a un punto indeterminado del reciente pasado de unos USA inmersos de pleno en la Gran Depresión. La película está dirigida por Frank Capra, conocido especialmente por “Qué bello es vivir” con James Stewart, y del que traje anteriormente a esta sección “Sucedió una noche” con Clark Gable. Su protagonista es Gary Cooper, primera elección de Capra y que aceptó el papel sin leer el guión pues quería rodar a las órdenes del director y trabajar con la protagonista femenina, Bárbara Stanwyck, que no fue la primera candidata pero sí la que no tenía problemas contractuales ni disputas entre estudios, tan habituales en aquella época.
El argumento: Ann acaba de ser despedida por el periódico para el que trabaja. El medio ha cambiado de manos y su nuevo dueño, un ambicioso magnate de los negocios deseoso de entrar en política, quiere “adelgazar” la factura y dar al diario un tono claramente sensacionalista. Como rabieta y venganza, Ann inventa para su último artículo la supuesta carta de un ciudadano corriente, que firma como Juan Nadie, harto de las injusticias de la sociedad y de los chanchullos de los poderosos. El artículo-carta denuncia todo lo denunciable y acaba anunciando el suicidio de su autor, Juan Nadie, para el día de Navidad, como supremo acto de protesta. El artículo es un bombazo de enorme éxito y el periódico se ve obligado a readmitir a Ann. El magnate quiere aprovecharse de la situación y encarga a Ann y al director del periódico una serie de artículos. Se procede a hacer un casting entre desempleados y vagabundos para elegir un Juan Nadie al que pasear, utilizar y del que prescindir después. Y el elegido es John Willoughby (Gary Cooper), un vagabundo ex jugador de béisbol, que busca dinero para operar la lesión de su hombro y poder volver a jugar. Juan Nadie es vestido elegantemente, mostrado en público, se le escriben las palabras y discursos que ha de pronunciar y se genera un movimiento popular espontáneo de apoyo que el magnate quiere aprovechar en beneficio de su carrera política. Mientras tanto Ann y John se han enamorado. Pero éste, que ha llegado a creerse la filosofía de los discursos que le han escrito, descubre que todos le han utilizado, incluida Ann. Al intentar descubrir la verdad a los seguidores de Juan Nadie, es calumniado y difamado. Desesperado, decide suicidarse como decía la falsa carta origen de todo. No os preocupéis, aunque con muchas lágrimas, acaba bien.
La película puede parecer simplista en su planteamiento y llena de palabras grandilocuentes vacías de contenido, pero tiene el encanto de la ingenuidad y la fuerza de los sentimientos. Determinados pasajes nos revuelven y nos muestran cómo el mundo ha cambiado muy poco desde sus orígenes pero, a pesar de todo, el film nos brinda la posibilidad de la esperanza, de creer que si nos olvidamos de nuestras diferencias podremos sobrevivir a todo lo que se nos presente.
El trailer, aunque en inglés, nos da una idea genérica de la película y nos presenta a los personajes.



Un extracto del discurso a la nación de Juan Nadie. Simples verdades como puños.



NOVEDADES

Después del éxito de la saga Milenium, parece que todo lo sueco se ha vuelto sórdido y oscuro. Con lo admirados que estábamos de su estado del bienestar y se ve que escondía más trapos sucios que el Palau de la Música. Ahora nos llega Aurora Boreal, basada en el best seller de Asa Larsson. Me fascina el contraste entre el paisaje nevado, símbolo de pureza, y la degeneración humana revestida de santidad. Promete.

9 comentarios:

Lakacerola dijo...

¿Por qué será que el nombre de John Doe aparece en muchas películas americanas? En la Milla verde por ejemplo, o en Seven y seguro que en alguna más que no recuerdo.
Buen finde.

SIL dijo...

El charme de Gable no se ha podido emular... hasta ahora.
Perlas de viernes, diría yo, Enric.

El avance de ese estreno promete !
Es un género irresistible.

Gracias por este momento de recreación.

Besos miles.

SIL

Novicia Dalila dijo...

Mencantan los Juan Nadie. Creo que son personajes con mucha historia detrás y creo que si tuviéramos la suerte de poder acceder a ella nos llevaríamos muchas sorpresas.
Y por supuesto, me encanta Gary Cooper. De aquella época, mi preferido. De pequeña estaba enamorada de él.
Una gran película en mi opinión.

Un beso, Enric, y muy feliz finde

Tesa dijo...

Jo, qué guapo el señor Cooper.

Que tengas buen finde, un beso.

Dr.Krapp dijo...

En respuesta a tu primera comentarista lo de John Doe en vez de Juan Nadie que le da un caracter negativo podría mejor traducirse por Pepito Pérez, es decir por un nombre y apellido cualquiera.
Discrepo de la idea de presentar a Capara como un director ingenuo haciendo un cine optimista para ayudar a los americanos a salir de la depresión. Creo que hay complejidad en los personajes, que algunos son arteros, tramposos, malintencionados y que por ejemplo si Barbara Stanwyck es una oportunista también Gary Cooper es un personaje con evidentes puntos oscuros.

panterablanca dijo...

Me apunto la película porque me parece queno la he visto. En cuanto a la sueca... huummmmm... no sé, no sé...
Besos selváticos.

Enric Pérez dijo...

Laka
Es la forma inglesa (junto con John Smith) para el Pepe Pérez o Juan Sánchez. Un nombre común.
Beso.

Sil
Gracias a ti, solete de las américas. Tengo tu poemario un poco descuidado pero prometo aplicarme en breve.
Y para ti, cientos de miles.

Novicia
Los Juan Nadie somos el cemento de la Historia ¡Toma ya!
Besitos.

Tesa
Es que era guapo guapo el condenao ¿Eh?
Besotes.

Dr.Krapp
Totalmente de acuerdo. Capra era un optimista porqque creía en la natural bondad humana a pesar de los claroscuros de sus personajes protagonistas. En eso quizá radicaba su ingenuidad.
Un saludo.

panterablanca
La sueca tendrá la gran ventaja, para mí, que no habré leído el libro. No como Milenium, que por mucho que digan del acierto en la elección de la actriz para Lisbeth Salander, solo los carteles ya me echan para atrás.
Besos en lontananza.

panterablanca dijo...

Yo no he leído Millenium, ni he visto las películas...
¡Y claro que me gusta el relato!
Besos de pantera.

Enric Pérez dijo...

panterablanca
¡Gracias solete!