jueves, 13 de mayo de 2010

¡Aprendamos de una vez!


¡Qué días más extraños que nos tocan vivir! Nada es lo que parecía ser y, mientras nos ponen en nuestro sitio, nos preguntamos si todo junto vale la pena. ¿Vale la pena el esfuerzo que dedicamos? ¿Vale la pena el sacrificio que nos piden? ¿Nos enganchamos al tren correcto? De repente hemos bajado a segunda división y no recordamos haber perdido ningún partido en casa y acabamos pensando que el árbitro estaba comprado ¿Por qué estamos jugando en esta liga entonces? Porque sucedía igual que en el patio del colegio: cuando no te dejaban jugar era cuando más ganas tenías. Y aquí pasamos muchos años queriendo jugar y no nos dejaron. Cuando al fin nos aceptaron creímos que nuestra suerte había cambiado, pero no fue así. Se deben haber reído a nuestras espaldas todos estos años. Ahora nos llaman desde los Estados Unidos hasta la China para asegurarse que no nos vamos a rajar en el último minuto del partido. ¿Por qué no nos ponemos a jugar a otra cosa? No nos dejarían ¿Verdad? Nos harían la vida imposible. Incluso puede que nos invadieran. Seríamos estigmatizados como los causantes del desorden. Reíros de lo que se pensaba de Alemania tras la guerra. Ahora nos tocaría a nosotros. O eso nos creemos. Éste debe ser el caso, que somos muy crédulos. ¿Otra sociedad, otro mundo, es posible? La lógica nos diría que sí. Entonces ¿Por qué no lo empezamos ahora? Quizá hasta se nos acabaría uniendo alguien, quien sabe. Hay más soñadores de los que podemos imaginar. El ambiente parece querer unirse a nuestro estado de ánimo. El cielo llora casi todas las tardes y el buen tiempo no acaba de arrancar. ¡Alcemos las manos! ¡Pidamos! ¡Soñemos! ¡Y aprendamos de una vez!

9 comentarios:

Torcuato dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada Enric.
La cosa no es nueva, el engaño viene de hace milenios pero es ahora cuando los recursos naturales están en la última. El pastel está en el horno a punto de pitar. ¡Atención!


Un saludo.

Nieves dijo...

Ojalá se pudieran cambiar las cosas, y creo que cambiarán para peor.
Lo siento Enric, pero me invade un mal presentimiento. Beso.

Tesa dijo...

Hay que encarar la vida con el mejor ánimo posible.
No debieron hacernos creer que esto de vivir era fácil.
Pero si no tratamos de llevarlo bien, y hasta disfrutarlo, perdemos la oportunidad, la única.
Yo creo que la solución estaría en el respeto, ese que tantos desconocen ...hacia el resto de la gente y hasta por el planeta mismo.

Besos.

SIL dijo...

No sé si es posible, Enric.
Aquí por el Sur hemos perdido las esperanzas.
Serán el 25 de mayo, 200 años desde que forjamos un país...
Lo han diezmado, como a la ilusión de sus habitantes.

Aún así, textos como el tuyo gritan en cada corazón de los hijos de este planeta en crisis globalizada, y este tipo de arengas, nos empuja a seguir.
Por nuestros hijos, y por los hijos de éstos.

Valga este comentario, para sumar buena onda.

ABRAZOS MIL


SIL

B.B. dijo...

Aprender a que? tu crees que hay alguien dispuesto admitir que esta equivocado y que hay que escuchar a otros y aprender de los demas?
Eres mas soñador de lo que creia.

Novicia Dalila dijo...

Enric, no creo que haya muchas opciones para elegir. Con lo grande que es el mundo y sólo hay dos bandos: ganadores y perdedores. Es una mierda pero así lo veo yo. Es innegable que durante unos años, quizás muy engañados, nos hemos visto en primera, y sobre todo, hemos vivido de acuerdo con ese status, cuando en realidad, teníamos una lesión interna que al final ha terminado por dar la cara y ha frustrado nuestros sueños de grandeza...
De momento estamos en el banquillo. Ya veremos al final donde acabamos. Tengo poca esperanza...

Un beso, Enric, y muy feliz finde

Dr.Krapp dijo...

Es un deseo en forma exclamativa ¿verdad?
Aquello que nos decían de pequeños: si deseas algo con mucha fuerza y cierras los ojos y apretas los puños, tu deseo se cumplirá.
No es así, no dejan que sea así. Los que montaron este tinglado han previsto la contingencia y crearon una muralla de hormigón donde se estrellan como burbujas nuestras buenas intenciones.

panterablanca dijo...

Por favor, ¡qué pesimismo!, y no lo digo por tu texto, sino por los comentarios. Pues yo creo que ya nos hemos desilusionado bastante, que ya hemos pasado por demasiado mal rollo, y que ahora es el momento de volver al optimismo. Eso sí, no vale con ponernos a llorar en un rincón y no hacer nada, hay que luchar por aquello que se desea.
Tu post anterior, muy bueno, muy inesperada la muerte de Dimitri, por lo menos para mí.
Espero que no slga doble otra vez, el comentario ;-)
Besos selváticos.

Enric Pérez dijo...

Torcuato
Me hace el efecto que el pastel se nos ha quemado y no habrá cacho para todos.
Saludos.

Nieves
No pinta bien, es cierto. Pero lo que sea que haya de venir nos ha de encontrar con el ánimo dispuesto y listas las fuerzas.
Un besote.

Tesa
No debimos, tampoco, creérnoslo tan fácilmente. Algo de responsabilidad nos toca.Respeto, qué gran palabra. Sólo que todos sin excepción la aplicáramos, el problema estaría resuelto.
Besos, Tesa.

Sil
Cierto que empezásteis hace años con lo que ahora se nos viene encima a nosotros. Y también tienes razón que hay que seguir por los que vienen y vendrán detrás. A ver si conseguimos hacerlo mejor entre todos esta vez.
Mil besos, Sil.

B.B.
Soñar es de lo poco de este mundo que es gratis. Por eso, de vez en cuando, me tomo una dosis de recuerdo, para que no se me olvide.
Un beso, chulapa mía.

Novicia
Lo malo del banquillo es que veo a los otros suplentes mejor preparados que nosotros. Así, el "mister" no nos va a dar una oportunidad en la vida. Tendremos que esforzarnos.
Un besazo.

Dr.Krapp
De casi todo se sale en esta vida y, de esto, también saldremos. Sólo espero que sea con los menores daños posibles y sin haber perdido la ilusión.
Un saludo.

panterablanca
¡Ésa es mi felina salvaje!
A Dimitri siempre le perdió el dinero y no supo ver que había gato encerrado en el encargo (los félidos siempre injustamente asociados al mal fario).
Besos al viento de la sabana.