jueves, 27 de enero de 2011

Se me llevan los demonios

Hay cosas que me indignan. No puedo evitarlo. Es verlas y comprender que mi natural tranquilidad es una fachada y, en el fondo y no tan en el fondo, soy una fiera corrupia. Viene esto a cuento de una campaña televisiva que pude contemplar la otra noche y que hizo que se me atragantara la bilis. En el anuncio de marras una mamá se desespera porque su niño no le come, porque al interfecto no le gusta lo que le han puesto en el plato. Tan desesperada está la pobre mujer que le llega a dar a su hijito lo que parece ser un donut de chocolate que el zagal si que está dispuesto a engullir porque el muchachito no es que no tenga hambre, no, sino que es un cabronazo de cuidado. Pero ¡Albricias! En rescate de la afligida madre llega Pediasure, un potingue soluble (seguramente con sabor a cacao o similar) que promete alimentar a los niños inapetentes con un sinfín de vitaminas, minerales y demás mierda sintetizada, amén de calmar las (malas) conciencias maternas. Un dos por uno que le dicen. Hasta asegura espectaculares estirones óseos y risas cómplices entre el enano chantajista y su p... madre. Ya está. Todos felices y contentos: el niño sigue su prometedora carrera de cretino, la madre vuelve a sonreir aunque sea a costa de perseverar en su rol de sufridora incomprendida y gilipuertas y la empresa anunciadora satisfecha por haber contribuido, una vez más, a tirar de la cadena del váter y desechar el más elemental sentido común alimenticio. Porque ¿A quien coño le importa si el niño come o no come? ¿Si hay padres acomplejados incapaces de imponer un criterio a un tirano mocoso? ¿Si el mundo está al reves y en la familia mandan los que tendrían que callar y obedecer? Lo importante es que el crío se beba el mejunje y a otra cosa mariposa. Si clicáis en la foto enlazaréis con la página web donde podréis ver el spot de marras. Tened a mano una bolsa.

11 comentarios:

SIL dijo...

Enric, qué tema tiraste sobre la palestra!!!
Los nenes gobiernan a los padres, con caprichos y berrinches.
Un NO es mucho más difícil de arriar que un SI.
Hay crisis de autoridad, que se proyecta a las escuelas y a todos los niveles.
Se confunde firmeza con autoritarismo y en esa nube tan gris estamos.

Me ha encantado tu reflexión.

Beso

SIL

Dr.Krapp dijo...

Conozco bastante bien el medio publicitario, supongo que tú también, y te aseguro que anuncios como éste y campañas todavía más escandalosas siguen funcionando como si nada en este sector. De vez en caundo se retira un anuncio y parece que se hace algo, pero todo sigue igual. El código ético publicitario es papel mojado, como lo es el resto de los códigos profesionales.

Nieves LM dijo...

Cuantísima razón tienes.
Besos.

B.B. dijo...

Respira!!!!! XDDDD por poca cosa te irritas!!!! No veas "Hermano Mayor" entonces....

Enric Pérez dijo...

Vi una vez "Hermano Mayor". Todavía tengo palpitaciones cuando lo recuerdo...

Novicia Dalila dijo...

Yo creo que si se siguen lanzando anuncios en esa línea es porque funcionan. Eso está claro. Hay un árduo trabajo previo - no publicitario - con el que se nos ha convencido de que nuestras necesidades son esas, así que, cuando llega la hora de ver el anuncio, estamos convencidos de que está todo bien. Esto para la mayoría.
La publicidad está orientada a la venta de un producto, no a educarnos. La combinación de ambas cosas sería de agradecer.

Un beso, Enric.

Lakacerola dijo...

En casa se han acabado las tonterías esas... un día uno de los críos no quería comer lo que tenían en el plato, y el husband y yo le dijimos: "si no quieres comer levántate de la mesa". Se fue al cole por la tarde sin comer, a la vuelta venía que se subía por las paredes de hambre y le volvimos a poner el mismo plato recalentado.
Se lo comió sin rechistar y desde entonces no dice que no a nada.
Un abrazo.

Enric Pérez dijo...

Nos han alimentado de lugares comunes y verdades a medias, prefabricadas por pedagogías productoras de inmadurez. Rehuir el conflicto y evitar el trauma. Una bofetada a tiempo son malos tratos. Darle lo que yo no tuve. Así, vamos por el camino en dirección a la sinrazón, dejando miguitas para volver por si hiciera falta (a nuestro subconsciente no lo engañan y sabé que debe volver, es más, sabe que no debería estar haciendo ese viaje). Lo malo es que las miguitas se las están comiendo los cuervos ¿Podremos volver?

GRACIAS A TOD@S

Gemma dijo...

Enric, nunca te había visto tan cabreado :D

Tienes razón, pero yo creo que lo que realmente enturbia el asunto es el ritmo que llevan las mamás y los papás, realmente les enchufan esas meriendas o desayunos de fábrica porque aún no se tienen unos horarios suficientemente compatibles con el trabajo y la dedicación que requiere la familia.
Muchas van hasta el cuello y fácilmente les enchufan eso que les hacen creer que crecerán con los huesos más fuertes...y ojo, que no las estoy excusando eh? que a mí ese tipo de desayunos no me van para empezar el día :D pero comparativamente algo ha sucedido socialmente que ha hecho que tu bocata y el mío del cole se transformen en esa porquería, y este problema de organización familiar/laboral también ha generado que los niños acaben mandando. Muy mal, Enric, lo veo muy mal.

Un beso gruñón :D

Eva dijo...

Este anuncio es asqueroso. Yo no lo había visto y un día me dijo mi socio:... has visto lo del pediasure ese? el anuncio? es tremendo, yo no sé cómo lo permiten... cuando lo vi se me cayó el alma a los pies. Pero qué mundo estamos creando??? y mientras mi hijo zampándose su plato de brócoli sí o sí, como debe ser.
Petons, Enric.

Enric Pérez dijo...

Gemma
Lo que sucede es nos adaptamos fácilmente a que nos lo pongan fácil, valga la redundancia. Cuesta lo mismo preparar el bocata que cualquier otro sucedáneo, lo digo por experiencia.

Besitos, Blancanieves.

Eva
Menos mal que no soy tan bicho raro ¿A que es indignante? Luego venga salir expertos, nutricionistas, autoridades del ministerio y demás mandangas quejándose que se pierde la dieta mediterránea ¡¡Cómo no se va a perder!!

Petonets, Eva.