martes, 4 de enero de 2011

Comportamientos universales: Nº 1

Haciendo cola se pueden observar y aprender muchas cosas. Ayer sin ir más lejos, estando en la cola de la ventanilla del banco, pude contemplar un fenómeno curioso: dos personas en apariencia totalmente opuestas tenían, sin embargo, un idéntico comportamiento que me atrevo a calificar de genéticamente innato. Una era una mujer joven, occidental, de veintitantos, vestida “casual” pero bien, calzando unas botas de caña alta de esas que valen una “pasta”. La otra era un joven también, de piel oscura y origen africano a juzgar por su acento al hablar con dificultad el castellano, vestido mucho más arrastrado (y no por casualidad) y calzando unas deportivas sin marca conocida y aspecto de haber sobrevivido a unas cuantas obras de la construcción. Estas dos personas de mundos tan aparentemente dispares, de culturas separadas por miles de kilómetros físicos y quizá mentales, sin embargo tenían el mismo comportamiento o reacción mientras estaban siendo atendidos en sendas ventanillas de la entidad bancaria: se pisaban un pie con el otro, con roce, balanceo y arrastre de la suela del pie pisador sobre el empeine del pie pisado. Y no había distinciones entre la humilde deportiva y la bota de prestigio, ambas sufrían el acoso del pie hermano. Era como una reacción involuntaria y casi infantil mientras sus cabezas estaban concentradas en la gestión bancaria que cada uno estuviera realizando en aquel momento. Fue casi un momento epifánico, en el que el observador avezado puede comprender, una vez más, que no sólo no somos tan diferentes sino que somos mucho más iguales de lo que podamos jamás llegar a sospechar. Seguiremos observando.

10 comentarios:

Tesa dijo...

Por más que digan, estamos todos hechos de la misma pasta
...aunque no tengamos la misma pasta.
:)

panterablanca dijo...

Sólo hay que recordar lo poquísimo que se diferencia nuestro ADN del de los chimpancés, pues imagina entre una persona y otra, o bien recordar el monólogo de Shylock en "El mercader de Venecia" de Shakespeare, para comprender que sí, que todos somos muy parecidos:
"Soy judío.
¿Acaso un judío no tiene ojos?
¿No tiene un judío manos, órganos, dimensiones, sentidos, afecciones, pasiones?
¿Alimentado con la misma comida,
herido con las mismas armas,
sujeto a las mismas enfermedades,
curado con los mismos medios,
calentado y enfriado por el mismo
invierno y verano
que un cristiano?
Si nos pincháis, ¿no sangramos?,
si nos hacéis cosquillas, ¿no nos reímos?,
si nos envenenáis, ¿no morimos?,
y si nos hacéis mal, ¿no nos vengaremos?"

Feliz 2011! :-))

Besos selváticos.

Marilyn dijo...

Desde luego buen observador sí que eres... yo no sé si me hubiera fijado tanto en los pies, es que si están cerca hay que bajar mucho la cabeza, y me cansa... :S
Bueno, yo tampoco puedo estar de pie completamente quieta, pero en mi caso es porque me da mareo, se me baja la tensión rápido (disautonomía).

Besito

SIL dijo...

Por lo que a mi respecta, no es acoso, es caricia.
Y cuando de caricias se trata, no hay precio ni raza que cuenten.

Besos, Enric

SIL

Nieves LM dijo...

Pues sí que eres observador, me fijaré en los pieses la próxima vez que vaya al banco. Quedo a la espera de tu proxima entrega. Besos.

Novicia Dalila dijo...

Esa reacción ante un estímulo tiene un significado psicoanalítico, pero ahora mismo no me acuerdo....
Efectivamente, somos mucho más semejantes de lo que se empeñan en decir, lo que pasa es que mientras nos mantengan enfrentados nos tendrán más controlados. Es una estrategia de manual.

Un beso, Enric

Enric Pérez dijo...

Tesa
Y ya se sabe que “un poco de pasta basta” ;)

Besos, Tesa.

panterablanca
¡Qué nivelazo para empezar el año! Yo sólo me sé lo de “Con cien cañones por banda…” ;)

Petons.

Marylin
Pude mantener la distancia y la perspectiva visual gracias a una de las más infranqueables barreras que existen: una franja adhesiva en el suelo que reza “espere su turno”.

Más besito.

Sil
No sé, no sé. Yo he visto a gente autopisarse con saña.

Mil besos.

Nieves
¡Soy el ojo que nunca descansa!

Besos.

Novicia
¡Qué triste sino el nuestro! Ni libres ni presos, sino todo lo contrario.

Un besito.

Maritoñi dijo...

Se parece esto tanto a mi actual entrada, que no doy crédito.

Dr.Krapp dijo...

Por mucho que lo intentes no te vas a cargar la lucha de clases, Enric. No pisa igual unas botas de caña que unas deportivas de marca desconocida. El dolor no es el mismo y el caché que te otorga el ser pisado por unas botas de marca a que lo haga unas zarrapastrosas zapatillas es casi abismal. Pregúntaselo a cualquier veinteañero.

panterablanca dijo...

En realidad sólo me sé de memoria los cuatro últimos versos, lo demás era un copiar y pegar cualquiera ;-P
Besos felinos.