lunes, 10 de enero de 2011

Al spam pam y al vino vino



El spam se ha perdido
¿Donde ha ido el spam?
Se ha caído del nido
del entorno digital.


Me llega a través de BBC Mundo una noticia sorprendente: el volumen de spam que habitualmente circula por Internet ha sufrido una caída tan drástica que ha dejado pasmados a propios y extraños. En concreto, como podéis comprobar pinchando aquí en la noticia, el número de correos basura pasó de unos 200.000 millones de mensajes / día en agosto (ahí es “na”) a unos escuálidos 50.000 millones / día en diciembre. Como suele suceder en estos casos, los expertos no saben las causas del fenómeno pero dicen que no nos confiemos por si acaso.
¿Será éste el ocaso del spam? ¿Asistiremos a la disolución y posterior licuación de los detritus electrónicos, aguas abajo por el desagüe digital? “¡Chi lo sa!” Sería el caso un trasunto de la vida y muerte de los grandes imperios que en el mundo han sido, que nacen, crecen, se desarrollan megalómanamente hasta un nivel insostenible y fenecen víctimas del desmesurado volumen alcanzado. De confirmarse y mantenerse la tendencia reductora, veríamos nuestros correos libres de ofertas para la compra de los más peregrinos productos. Ya nadie nos diría que hemos sido seleccionados ganadores de las más pintorescas loterías de los más exóticos países (lo que en castellano castizo sería “que t’ha tocao sin poner”). No nos volverían a ofrecer fabulosos negocios con unas rentabilidades garantizadas que ni los más salvajes brókers de la city londinense pudieron jamás soñar. Y, en especial para los caballeros, ya ninguna desconocida señorita de nombre sugerente querría conocernos para entablar una sincera amistad con nosotros y quizá con nuestra cuenta bancaria. Huérfanos de todos estos excitantes alicientes, la consulta del correo sería como arrastrarse por un páramo desierto, sin que nadie nos considerara ya potentados compradores, suertudos internacionales o amantes de ensueño. La vida, pues, carecería de sentido. Sólo nos quedaría el triste consuelo del sucedáneo del buzón de nuestro portal de casa, con esos tristes folletos en muchas ocasiones pasados bajo la puerta de la calle por repartidores presurosos y pisoteados por vecinos sin corazón. No sería lo mismo.
Hago desde aquí un llamamiento a todas las autoridades competentes, y a las incompetentes también (no nos pongamos tiquismiquis), para que tomen cartas en el asunto y aúnen esfuerzos con el objetivo inicial de recuperar el volumen de spam de agosto pasado e impedir que vuelva a producirse un descenso tan crítico. La salud mental de los ciudadanos lo requiere. Hagamos un esfuerzo colectivo. Yes, we can.

9 comentarios:

panterablanca dijo...

Tú no estás bien de la azotea, verdad? porque yo no añoro nada, ni un poquito, ni una miajina el spam... es que debo ser antisocial o algo.
Por cierto, no hace falta ser caballero para que las señoritas deseosas de conocerte te lancen proposiciones indecentes. A mí también me lanzan.
Creo que tiran a todo lo que se mueve.
Besos felinos.

Gemma dijo...

Enric, eres tan simpático que hasta te molan spam...

Me encanta como escribes, tu frescura, tu fuerza, tu contundencia...Yes, we can. :D

Yo soy un poco más antipática que tú :D

Gemma dijo...

con el spam, claro :D

SIL dijo...

Lo malo se muere por pecar de exceso.
Hasta el diablo renunciará un día, aburridísimo, simplemente por haber triunfado.

Yo tengo un filtro de spam.
Ya lo del buzón, lo deberé chequear.

Besos mil

SIL

Novicia Dalila dijo...

Espero que nadie involucrado y con poder te lea. Porque como te lea, le convences.
Yo no he notado ese bajón del correo spam, la verdad. Lo que sí he notado es que los filtros funcionan mejor, sobre todo en hotmail.

Un beso, Enric

B.B. dijo...

Es verdad, el otro dia lo comente con mi compañero!!!! Estamos conectados....

Dr.Krapp dijo...

Estoy contigo al cien por cien. Necesitamos ese mundo ilusorio de la publicidad incluso en su versión "spamsmodica" porque nos presenta un mundo maravilloso donde todo tiene arreglo, es alegría y felicidad. Incluso el llamado buzoneo refleja la crisis: cada vez hay más minúsculos anuncios de gente que se ofrece para pintar, para cuidar a los niños o para enseñar a domicilio.

Tesa dijo...

Será que el spam también está pasando su cuesta de enero.
No sé, no me creo nada. Pronto se les ocurrirán nuevos sistemas de meternos su basura publicitaria por los ojos.

Nieves LM dijo...

Menos span y más vino!!