viernes, 8 de enero de 2010

Un, dos, tres

Los viernes comedia: One, Two, Three (1961). Maravilla de maravillas fílmica, dirigida por el grandísimo Billy Wilder (del que traje hace poco “Berlín Occidente” con Marlene) e interpretada en su papel protagonista por James Cagney, veterano de Hollywood y arquetipo del gangster en las películas de los 30, que aquí es un torbellino interpretativo que no da tregua, con los diálogos del guión como arma. El argumento: C. R. MacNamara es el jefe de ventas de Coca-Cola en el Berlín occidental en plena guerra fría y sueña con llevar el popular refresco americano a los países comunistas para así dar el salto a la central en América. En estas que recibe el encargo del presidente de la empresa de cuidar a su hija veinteañera de visita en Berlín. Cuando ella se queda embarazada de un joven del Berlín Oriental, comunista dogmático lleno de consignas, parece que todo va a derrumbarse para MacNamara.



"Soy escritor pero nadie es perfecto", una muestra del buen humor de Billy Wilder hasta en su tumba.

La película es una montaña rusa sin pausa, en la que los gags tanto verbales como visuales se suceden a un ritmo endiablado. Cada vez que MacNamara entra o sale de la fábrica, todos los empleados se ponen de pie y su ayudante o el chofer están constantemente dando el taconazo nazi para desesperación del jefe de ventas.



La secretaria de MacNamara en plena negociación comercial.

La delegación comercial rusa para el acuerdo con la Coca-Cola está formada por tres vividores más interesados en la secretaria de MacNamara que en otra cosa.



Pero debe recurrir a ellos para rescatar al novio comunista de la hija del jefe, detenido en Berlín Oriental acusado de espía por culpa de una trampa de MacNamara.



Mientras, el novio está siendo torturado por la policía política para que confiese que es un espía americano. La escena es atroz, jajajajaja.


Toda la película es una crítica tanto de un comunismo dogmático y pancartista como de un capitalismo salvaje y deshumanizador, pero sin que perdamos, en ningún momento, la sonrisa cuando no la carcajada.
Una muestra de los diálogos que recorren toda la película: un periodista alemán está fisgoneando en las idas y venidas de MacNamara cuando su ayudante Schlemmer lo reconoce como su lugarteniente en la guerra…

Schlemmer: ¡Hey! Herr Oberleutnant!
MacNamara: ¿Ustedes se conocen?
Schlemmer: Fue mi superior durante la guerra.
MacNamara: ¿En el metro?
Schlemmer: No, más tarde, cuando me reclutaron
MacNamara: ¡Ah! ¡Gestapo!
Schlemmer: No, no, SS.

Film IMPRESCINDIBLE para los amantes de la comedia, os recomiendo vivamente que la intentéis ver. No sólo lo pasaréis estupendamente sino que podréis constatar cómo la comedia en manos de un maestro puede ser el vehículo de crítica más feroz. Esta última filmación es un compendio de los momentos finales de la película, cuando MacNamara ha rescatado al joven comunista de manos de la policía oriental, con lo que ya no puede volver y ha de aceptar su destino capitalista, y le compra un montón de ropa y lo lleva a la carrera al aeropuerto a recibir a sus futuros suegros. El gag final, cuando MacNamara reparte Coca-colas a toda su familia para descubrir que la máquina le da una ¡¡¡PEPSI!!! es el mejor colofón para esta película.



10 comentarios:

Lakacerola dijo...

Mira que he visto tb alguna que otra película en blanco y negro pero las que nos traes últimamente no me suenan. Muy buena la escena del taconeo y cómo al final lo despide por eso.
Por cierto veo que has cambiado la cabecera del blog, ha quedado muy bien.
Un abrazo.

Gemma dijo...

Cigarrillos por cohetes? jajaja eso ha estado muy bien. Enric, esta peli no me la pienso perder, el diálogo rápido me encanta y el toque de humor es obvio. Creo que este tipo de lenguaje es el que llega a todos los públicos sin dejar de satisfacer a los más exigentes. Un poco atroz sí que es la última escena que nos pones jajaja...

Me encantan los viernes!!!

Besotes con taconeo ;D

panterablanca dijo...

No sé si he visto esta peli, pero si a he visto, debe ser cuando era pequeña, porque nome acuerdo. Aunque sí recuerdo el montón de películas en als que James Cagney hacía de gangster.
La apunto en la lista de películas pendientes porque Billy Wilder es un genio.
Besos selváticos.

SIL dijo...

Los viernes: las perlas escondidas que mi gran amigo saca a la luz!!!

Soy escritor pero nadie es perfecto", una muestra del buen humor de Billy Wilder hasta en su tumba.//

Aplausos por la reseña, los vídeos y esa fraaaaaase !!!

Mil besos.
GRACIAS,ENRIC.


SIL

Tesa dijo...

Ufff ...qué tesoritos rescatas.
A mi padre le encanta James Cagney.

Besitos.

Novicia Dalila dijo...

No la he visto y me la apunto. Seguro que está en el Ares y llenará una de las tardes de domingo de este invierno...

Gracias Enric y un beso fuerte.

B.B. dijo...

Creo que no la he visto, lo tendre en cuenta.

Enric Pérez dijo...

No tengo tiempo ni de contarme los dedos de las manos. La rentree del curro está siendo procelosa y en mi mesa se acumulan las carpetas de todos los colores. No me da ni para postear como es debido.
¡¡BESOS A TODAS, SOIS FORMIDABLES!!

Gemma dijo...

Gracias Enric, me imaginaba algo así de un currante como tú...que te sea leve. ;D

B.B. dijo...

Tienes el haren desatendido, como sigas asi, nos buscamos otro Maraha.